x
  1. Inicio
  2.  › 
  3. España

Fuerteventura

Pero "Fuerte" tampoco es tan plano como una platija. Para obtener una vista panorámica, hay que hacer un esfuerzo hasta el macizo de Betancuria con el pico de Montana Tegú. La vista desde el Mirador de Morro Velosa es única. Los largos paseos por la playa y, más recientemente, los recorridos por los grandes carriles bici son un éxito en Fuerteventura.

Fuerteventura - la "Reina del Sol

La pregunta es siempre la misma: ¿Qué necesita el veraneante para pasar unas vacaciones de playa sin preocupaciones? La respuesta se encuentra en la isla canaria de Fuerteventura: el mar azul, una playa de arena interminable y, por supuesto, ¡sol a raudales! Se dice del "Fuerte" que es la "dueña del Sahara". Sin duda hay buenas razones para ello, ya que la segunda isla más grande del archipiélago está situada a sólo 95 kilómetros de la costa africana. De vez en cuando, el sol se esconde tras un velo gris rojizo en Fuerteventura. Entonces los lugareños hablan de la "Calima" y saben que la tormenta caliente es un fenómeno temporal y que el masaje de pinchazos del otro día es cosa del pasado. Fuerteventura es tres cosas: estepa, desierto y playa.

El espíritu involuntario de un filósofo

Esta isla no es un paraíso verde como muchas otras del archipiélago en el umbral de África. Se caracteriza más bien por su frágil encanto, pero cualquiera que pasee por la playa con los ojos abiertos, disfrute de los bonitos pueblecitos o recorra los nuevos y hermosos carriles bici verá esta isla con ojos completamente distintos a los que tenía el filósofo español Miguel de Unamuno. Alrededor de 1900, describió Fuerteventura como una "tierra desnuda y estéril de nada más que huesos...". Ahora sabemos que el vasco era un espíritu indomable y que en aquella época el dictador militar Primo de Rivera lo había desterrado a Fuerteventura por un artículo de prensa.

Burros y bueyes poblaban las calles

Miguel de Unamuno era ya un anciano cuando fue desterrado a Fuerteventura. Experimentó la isla como una isla solitaria, alejada de cualquier civilización. Sólo unos 7.000 habitantes se establecieron aquí, y la capital, Puerto del Rosario, se llamaba entonces Puerto de Cabras. Sólo burros, bueyes, mulas y dromedarios poblaban las calles, donde de otro modo sólo se movían los aguadores, que abastecían a las casas de la pequeña ciudad con agua fresca del pozo. Al pie de la Montaña Quemada se erigió un monumento a Unamuno. Hoy en día, la mayoría de los turistas pasan por delante de esta estrecha estatua sin ningún cuidado. Unamuno logró escapar y pasó los últimos años de su vida en el exilio en París.

A lomos de un dromedario por la playa

El "puerto de las cabras" de antaño se convirtió en un vibrante bastión turístico en el siglo XX, pero los dromedarios siguen existiendo en Fuerteventura. Se utilizaban como bestias de carga en los campos áridos y tiraban de los arados de madera. Los animales procedentes de África también eran muy populares en la isla porque el suelo volcánico de la misma suele ser blando y porque los dromedarios, al ser callosos, no tenían problemas en los campos. Pero hoy en día sólo se pueden ver los "barcos del desierto" cuando están de excursión con los veraneantes. Los paseos por la playa de La Lajita son un placer tambaleante y algo aventurero.

En "Fuerte" el aire sabe a sal

No sólo las mentes sensibles lo sienten rápidamente al llegar a Fuerteventura: aquí el aire sabe a sal, y cuando el viento caliente te tira del pelo, no hay duda: has llegado a una isla insólita. Pero no hay que dejarse engañar por el primer vistazo, porque esta isla de las Canarias no es en absoluto hostil a la vida, ni siquiera inhóspita. Es cierto que en algunas regiones no hay prácticamente nada donde la mirada pueda encontrar un punto de parada hasta el horizonte, pero incluso la monotonía encuentra su final aquí: allí donde unas cuantas palmeras verdes se alzan tras el vacío y donde se pueden encontrar agradables hoteles y acogedores restaurantes en los pequeños pueblos. Aquí, el hombre ha puesto freno al inminente apocalipsis y ha dado al ojo el color "verde".

Por la mañana, las dunas parecen recién secadas con un soplador

Pero Fuerteventura es, ante todo, una isla playera. Es la "reina del sol" del archipiélago frente al continente africano. Con un total de cincuenta kilómetros de playas, no es de extrañar que muchos amantes del sol hayan elegido esta isla como uno de sus destinos favoritos. La arena es fina. A veces es muy negro, como los flujos de lava de los volcanes. Y luego se vuelve amarillo dorado. Cuando hay algo más que una ligera brisa, muchos tramos de playa parecen por la mañana como si muchos trabajadores hubieran rastrillado la arena durante la noche. Y detrás de las dunas recién sopladas, el mar atrae con sus aguas cristalinas. Las familias con sus hijos también encontrarán aquí su El Dorado del baño, porque la playa desciende suavemente hacia el mar en casi todas partes.

Adivinanza sobre el significado del nombre de la isla

Hay numerosos intentos de explicar el significado del nombre "Fuerteventura". El hecho es que "Fuerte" significa "fuerte" en español. Durante mucho tiempo, los lingüistas mantuvieron que el fuerte viento de la isla podía ser la única explicación. Sin embargo, las antiguas cartas náuticas del siglo XIV mencionan a Forte Ventura. Algunos investigadores han difundido la opinión de que los guanches dieron este nombre a su tierra natal. Sin embargo, aún no hay claridad definitiva sobre el origen de Fuerteventura.

La magnífica vista del cielo nocturno

Hoy en día, no sólo los amantes del sol viajan a Fuerteventura, sino también los observadores de las estrellas. No se necesitan enormes observatorios como los del Roque de los Muchachos en La Palma. En esta isla, te conformas con una simple cabaña. Se encuentra en el mirador de Morro Velosa, no muy lejos del pueblo de Betancuria, y ofrece una excelente vista del cielo nocturno desde el monte Tegú. La UNESCO incluso ha designado este lugar como "Santuario de la Luz". Entre los cerca de dos millones de turistas que llegan al aeropuerto cada año, siempre hay astrónomos aficionados que no pierden la oportunidad de buscar las estrellas a 28 grados al norte del ecuador. Pero también algunos gerentes de hoteles han instalado telescopios en los tejados de sus casas u ofrecen a sus huéspedes excursiones nocturnas.

Cueva del Llano - una mirada al inframundo

Además de la vista de las estrellas, Fuerteventura también anuncia excursiones al inframundo. La Cueva del Llano es una cueva creada por una colada de lava cerca del pueblo de Lajares. Siempre se ha sabido en la isla que es igualmente apreciada por geólogos y ecologistas, pero durante mucho tiempo los militares españoles se interpusieron en su uso turístico. La cueva fue alienada como almacén de explosivos. El tubo de lava tiene unos 650 metros de longitud y, al parecer, estuvo habitado hace muchos cientos de años, ya que los arqueólogos encontraron rastros de los mallorquines, que vivieron allí mucho antes del nacimiento de Cristo, desarrollaron su propia cultura y sólo fueron aniquilados bajo el dominio de la Corona de Castilla.

La Doncella de la Roca en el "Valle de las Palmeras

Uno de los destinos más interesantes para una excursión desde las playas de Fuerteventura hacia el interior es la experiencia de la naturaleza en el Barranco de la Pena. El "Valle de las Palmeras" es el que más agua tiene en esta isla, por lo demás bastante seca. Aquí, los agricultores han creado minuciosamente terrazas en las que ahora crecen patatas y numerosas verduras. Un pequeño arroyo es el dador de toda la vida. Una hermosa caminata toca el pequeño pueblo de Vega de Río Palmas con la doncella de la roca en la iglesia de peregrinación de Nuestra Señora de la Pena. Cada tercer fin de semana de septiembre se celebra aquí una procesión en la que se lleva la estatua de la Virgen desde la iglesia hasta una capilla.

Los paseos por la playa hacen olvidar el tiempo y el espacio

El tópico de las playas masificadas sólo puede sonreírse ligeramente en Fuerteventura. Si busca la soledad en esta isla canaria, la encontrará entre las imponentes dunas y el océano Atlántico. A algunos tramos de playa sólo se puede llegar por caminos llenos de baches, pero casi cualquier desvío de las carreteras principales merece la pena. El mar nunca se enfría más de 17 grados durante todo el año, y cualquiera que camine por la extensa Playa de Corrajejo se olvidará del tiempo y del espacio. Este no es el mundo del bullicio, sino el de los románticos. Especialmente en el sur de Fuerteventura, buscará en vano una animada vida nocturna. Los lugares más animados del turismo se encuentran sin excepción cerca del aeropuerto al norte de la capital, Puerto del Rosario.

Jean de Bethencourt - gobernante de las Canarias

Betancuria siempre es elogiada como el lugar más hermoso de la isla. Se encuentra en el centro geográfico de Fuerteventura y lleva el nombre del conquistador normando Jean de Bethencourt, que fundó este lugar en 1405. El noble francés había sido declarado gobernante de las Islas Canarias por el rey castellano Enrique III. La poderosa catedral de Santa María de Betancuria fue destruida varias veces -entre otras por los piratas- pero siempre reconstruida. Hoy se presenta en estilo gótico-normando y tiene un barranco subterráneo que conecta el lugar de culto con un desfiladero. Con el tiempo, muchos habitantes abandonaron el lugar, que ahora es una especie de museo al aire libre. Las lluvias son más frecuentes en esta zona montañosa central de la isla.

La mayor escuela de windsurf del mundo

Los mejores surfistas del mundo se reúnen de vez en cuando en Fuerteventura. Se trata de un punto de encuentro para este tipo de deporte acuático, ya que el viento constante proporciona a los surfistas unas condiciones excelentes. Esto es especialmente cierto en Sotavento, en la costa sur, donde también se reúnen los kitesurfistas. En Playa Barca, frente al "Hotel Sol Gorrones", el suizo René Egli abrió una escuela de windsurf en 1984. Empezó con veinte tablas y hoy dirige la mayor escuela de surf del mundo. Las secciones de Flag Beach y Glass Beach, en el norte, cerca de Corralecho, son también puntos de surf muy populares, ya que el viento allí es casi siempre "sideonshore".

Cofete - donde terminan todos los caminos del "Fuerte"

Uno de los retiros más extremos de Fuerteventura se encuentra en el ventoso extremo suroeste. En Cofete, además del estruendo de las olas y el aullido del viento, sólo hay muchas cabras y exactamente quince habitantes. No hay tiendas y sólo un pequeño restaurante. Aquí, las pocas personas que han elegido vivir en este aislamiento están solas consigo mismas y con el mar. A menos que un turista se pierda en esta zona. Todas las conexiones de navegación por satélite terminan allí, y Cofete no aparece en ningún mapa oficial desde 1960. Sin embargo, el lugar recibió hace tiempo unas farolas, lo que sorprendió mucho a los lugareños. Todo ello contribuye a la magia de esta insólita isla.

En el fin del mundo - Cofete y la soledad

En las mesas de madera del restaurante de Cofete, unos cuantos residentes toman su sopa de pescado o estudian las notas en el mostrador con los dichos de los veraneantes que han llegado hasta aquí. La carta, algo desordenada, indica que también sirven carne de cabra. A pocos metros, en la playa, se liberan ocasionalmente tortugas en la naturaleza desde la estación de cría de Morro Jable. Si se habla con los pocos habitantes de este solitario pueblo, se tiene la impresión de que todos se sienten como en casa. Quizá también porque están convencidos de que viven en un lugar que es como otros lugares querrían ser: Lleno de magia y romance urbano.

Ciudades populares