x
  1. Inicio
  2.  › 
  3. España
  4.  › 
  5. Kanaren

Lanzarote

Lanzarote - La isla del fuego de César Manrique

El negro lo es casi todo en Lanzarote. Esta es la isla del fuego del genial pintor, arquitecto, escultor y ecologista César Manrique. La obra de su vida se encuentra a cada paso en esta espectacular isla. Probablemente nadie haya dejado tanta huella en una isla como este hombre, que un día fue atropellado por un coche frente a la puerta de su casa y sucumbió a sus heridas. La visión de Manrique era cambiar la isla de su casa y de sus sueños. Una cosa que vio venir durante su vida: Hace tiempo que Lanzarote se liberó de su antigua condición de casa pobre de las Islas Canarias y ahora es uno de los destinos vacacionales más populares. Hay que disfrutar y vivir esta isla con todos los sentidos.

Lanzarote - nacido en el fuego y diseñado por un artista

Si la palabra "salvaje" se aplica a una de las siete Islas Canarias, sólo se puede hablar de Lanzarote. Nació en el fuego y se presenta en el Parque Nacional de Timanfaya como un paisaje que podría haber sido creado por el diablo. En el gran centro de visitantes y el restaurante del parque se puede ver este diablo en tamaño majestuoso, creado por el genial artista y arquitecto César Manrique. Dejó su huella en esta isla como ninguna otra, y en vida nunca hubiera pensado que su diablo de fuego de Timanfaya se convertiría un día en la marca de Lanzarote y en un codiciado souvenir para los turistas. Esta isla inspiró a César Manrique, y cualquiera que viaje hoy a los lugares más importantes de Lanzarote se encontrará una y otra vez con sus ideas y obras. [caption id="attachment_26307" align="aligncenter" width="800"] El diablo de fuego de Timanfaya - un hito de Lanzarote.[/caption]

No hay constancia de los "antiguos canarios

Son los contrastes los que han hecho de Lanzarote una "belleza salvaje". La vista desde allí no llega hasta la costa africana, pero no es sólo la proximidad geográfica lo que une a la isla con Marruecos. Probablemente, de aquí vinieron los primeros pobladores que se asentaron en este paisaje, en gran parte estéril, y que se sirvieron principalmente de los frutos del mar. No hay registros de los llamados "antiguos canarios", aparte de los garabatos circulares en varias rocas. Sólo sabemos que un día fueron expulsados de su supuesto paraíso por los soldados de los gobernantes de la casa real castellana. A principios del siglo XV, Lanzarote debía servir como estación comercial y como puerto en el camino de los barcos hacia América, pero estas consideraciones desaparecieron luego en la bruma de la historia.

Testimonio de un geólogo: "Sin árbol, no hay hierba".

Leopold von Buch fue un geólogo alemán que viajó a Lanzarote en 1825 porque sus estudios estaban dedicados principalmente al vulcanismo. Anteriormente había visitado el Vesubio en Italia y la Caldera de Taburiente en La Palma, y luego se dio cuenta en Lanzarote de que las erupciones volcánicas allí aparentemente se originaban en una única fisura en la tierra. Más tarde celebró un tratado sobre esto en la Academia Prusiana de Ciencias. Le dio a Lanzarote el peor boletín de notas posible, y el paisaje que encontró allí lo resumió de forma sucinta: "Ni un árbol y ni una hierba..." En el momento de su visita, Lanzarote seguía siendo considerada una de las casas pobres de las Islas Canarias. Pero con el turismo, una cierta prosperidad se instaló finalmente allí.

Sólo un parpadeo de la historia

Según los vulcanólogos, existe un "punto caliente" que se desplaza de este a oeste bajo la corteza terrestre de las Islas Canarias. De vez en cuando, se descarga en erupciones y da lugar a nuevas islas frente a la costa africana. Lanzarote es el mejor ejemplo de ello, ya que la mayor de todas las erupciones volcánicas se produjo allí en los seis años transcurridos entre 1730 y 1736. Aunque estos casi trescientos años transcurridos desde entonces son más bien un abrir y cerrar de ojos en la historia, cualquiera que hoy sea conducido en autobús por el Parque Nacional de Timanfaya como turista difícilmente podrá evitar la impresión de que esta catástrofe ocurrió hace sólo unos años.

El cura de Yaiza vivió el infierno

De los acontecimientos de septiembre de 1730 se conserva un documento notable. La escribió el cura de Yaiza, un pueblo situado entre la cresta de Los Ajaches y el paisaje volcánico de las montañas de Timanfayas. Estas son las frases clave de su dramático relato: "La primera noche se formó una enorme montaña que ardió durante 19 días. Una corriente de lava fluyó hacia el mar y las costas se cubrieron con enormes cantidades de peces muertos". El clérigo no terminó las notas de su diario hasta la hora en que las masas de lava llegaron a su capilla. Había experimentado el infierno en la tierra al destruirse el antiguo granero de Lanzarote.

Cuatrocientos grados Celsius a una profundidad de cuatro metros

El Parque Nacional de Timanfaya, con las Montañas del Fuego, es sin duda la mayor atracción de Lanzarote. Tiene 51 kilómetros cuadrados y sólo puede visitarse en el marco de una excursión reservada en autobús. Las masas de lava ocupan una cuarta parte de todo el volumen de la isla, y en algunos lugares de este paisaje lunar el subsuelo aún está bastante caliente. Esto se demuestra de forma impresionante justo en el centro de visitantes cuando los trabajadores lanzan arbustos de escoba en un respiradero caliente e inmediatamente comienzan a arder. Cuando se vierte agua en el agujero del suelo, se crea una fuente de vapor. A cuatro metros de profundidad, la temperatura es de cuatrocientos grados centígrados. A ocho metros de profundidad, hay seiscientos grados centígrados. El restaurante "El Diábolo" sirve muslos de pollo que se cocinan a la parrilla con el calor de la tierra.

Manrique convirtió un páramo en una joya

Es evidente que el corazón volcánico de la isla siempre atrajo al artista y arquitecto César Manrique, porque donde otros veían un páramo interminable en Lanzarote, él descubrió una joya tras otra. Aprovechó las extrañas formas de las formaciones de lava y creó lo insólito. Durante toda su vida, fue un luchador contra los cambios en Lanzarote. Odiaba los castillos hoteleros y el turismo de masas y se oponía a ellos con su forma de pensar y actuar. Hoy, Lanzarote no sería lo que es sin las ideas de este hombre. Estando un día en el norte de la isla, frente a la entrada de una cueva enterrada por la basura, le dijo a su compañero, el amigo de sus años de juventud: "Si me ayudas, lo convertiré en uno de los lugares más bellos del mundo". Lo ha conseguido.

De cangrejos albinos y conciertos clandestinos

Jameos del Agua es ahora un lugar de culto y cultural a partes iguales. El impresionante legado de un genio. Cuando los primeros visitantes vinieron a ver esta obra de arte subterránea en 1966, muchos de ellos contuvieron la respiración. Bajo el campo de lava del volcán del Monte de la Corona se había creado un milagro de la naturaleza. Con un lago en el que retozan cangrejos de río albinos, con un tubo de cien metros de largo, con un interesante sistema de iluminación que hace pensar que las estrellas titilan sobre el agua quieta y con una bóveda que puede utilizarse para conciertos. El túnel de lava, de cinco mil años de antigüedad, había cobrado vida y es una de las obras maestras de César Manrique. En la superficie, los visitantes llegan a una piscina blanca como la nieve rodeada de palmeras, un restaurante y un museo.

"En la tierra de los volcanes, yo mismo soy un volcán".

Manrique era un niño de la isla de Lanzarote. Su cuna estaba en la capital, Arrecife. Más tarde estudió en Madrid y a menudo fue ridiculizado cuando presentaba sus ideas. Probó la pintura abstracta como pintor y luego se trasladó a Nueva York, donde sus obras colgaron en una galería junto a las de Joan Miró. Ahora era famoso, pero sus pensamientos siempre volvían a Lanzarote. "En esta tierra de volcanes, yo mismo soy un volcán", dijo una vez y comenzó a desarrollar conceptos para proyectos inusuales. Soñó con un "paraíso de los pocos" y utilizó los materiales que esta isla tenía en abundancia para sus construcciones: ¡la lava!

Ningún edificio es más alto que una palmera

Pero Manrique también se veía a sí mismo como una especie de misionero y ecologista. Quería evitar que su patria se convirtiera en un paisaje de hormigón. Y tuvo éxito en su empeño, porque la administración insular firmó una ley según la cual ningún edificio debía ser más alto que una palmera. De su reflexión surgió el Jardín de Cactus, un impresionante jardín con innumerables cactus, el Mirador del Río con vistas a la pequeña isla de La Graciosa, y varias obras de arte a lo largo del camino. Después de que muriera en un accidente de coche en la puerta de su casa en septiembre de 1992, su impresionante casa está ahora abierta al público para ser visitada.

Teguise - Casas de estilo colonial español

Nadie en Lanzarote puede superar a Manrique. El centro de vacaciones Costa Teguise, con sus casas blancas de estilo canario, fue construido bajo su dirección. Y diseñó la piscina del primer hotel de cinco estrellas de Lanzarote, el Meliá Salinas. La histórica ciudad de Teguise fue destruida varias veces por los piratas y luego reconstruida una y otra vez. En la actualidad, algunas casas de estilo colonial español están catalogadas. Todo el casco antiguo de Teguise parece un museo, y si pasea por sus estrechas calles, caminará tras los pasos de la historia. En toda la isla encontrará hospitalarios posaderos y tranquilos restaurantes.

Viticultores y paisajistas

La viticultura no sólo es una tradición en Lanzarote, sino que muchos viticultores se consideran artistas del paisaje. En la zona de La Geria, cada vid crece en un hueco excavado especialmente para ella, donde se acumula la humedad de la noche y donde las sensibles plantas están protegidas del viento por un muro de piedra apilado. En estos viñedos, no lejos del Parque Nacional de Timanfaya, se sirven buenos vinos en las mesas de pintorescas fincas. La mayoría de las fincas tienen un pequeño pub con una selección bien surtida de vinos y tapas. Las uvas cultivadas son principalmente Moscatel y Malvasía. La bodega más antigua de Canarias es El Grifo. La bodega cuenta con un museo del vino.

La "ola perfecta" en el pueblo pesquero de La Santa

Los windsurfistas hace tiempo que encontraron en Lanzarote su mejor playa y la "ola perfecta". Los expertos se sienten atraídos por el pueblo pesquero de La Santa, pero no es un lugar para principiantes debido a la imprevisibilidad del océano. Más bien deberían probar suerte en la playa de Caleta de Famara. Si quiere bañarse en el mar turquesa, tiene que tener cuidado en Lanzarote, porque no todas las playas son aptas para el baño. Los veraneantes prefieren el noreste de Lanzarote, con sus dunas que también rompen el viento: Mojón Blanco y Caletón Blanco. Si no viene aquí en un fin de semana caluroso, encontrará su lugar protegido en la playa.

Hoteles de lujo y restaurantes de primera clase

Lanzarote se ve a sí misma como un domicilio para personas que tienen una cierta exigencia de calidad en su destino de vacaciones. Por ello, no faltan hoteles de lujo, restaurantes de primera clase y una infraestructura ejemplar. El número de visitantes se ha disparado desde que se corrió la voz sobre la magia de esta insólita isla canaria. Los centros vacacionales más populares son ahora Puerto del Carmen, Costa Teguise y Playa Blanca. El modelo de resolución turística de Lanzarote obtuvo el reconocimiento internacional, y a principios de los años noventa del siglo pasado toda la isla fue declarada reserva de la biosfera por la UNESCO. No todos los sueños del artista César Manrique se hicieron realidad en "su" isla, pero es indudable que Lanzarote ha logrado el equilibrio entre la demanda de aprovechamiento de los recursos naturales y el servicio al turismo, con su variada oferta de ocio. https://youtu.be/EFqyMTRvvxI

Ciudades populares